Chiapas. – En la ciudad de Palenque, alrededor de 30 representantes de comunidades y ejidos del municipio de Catazajá, se dieron cita esta mañana, para denunciar mediante una rueda de prensa, los incumplimientos que persistente con la alcaldesa María Fernanda Dorantes Núñez, quien desde el inicio de su administración se le plantaron diversos problemas que necesitaban solución urgente.

Durante poco más de un año, el Movimiento Antorchista en la zona Maya, acordó con la alcaldesa mejorar las instalaciones educativas del preescolar y el Colegio de Bachilleres de Chiapas (CBACH) en el ejido La Unión, mejoramiento de viviendas o revestimiento de diferentes caminos saca-cosechas de Cuauhtémoc Quemado, Estación La Unión, El Rosario, Gonzales Ríos, Kilómetros 3.25, entre otros.

Al respecto Raúl Orión Jiménez García, en representación de los agremiados, dio a conocer la serie de respuestas que Orantes Núñez, basadas en mentiras y maniobras, que justifica a todo aquel que llegue a exigir cumplimento a los compromisos, diciendo que ya no hay recursos, obras y que tampoco cuenta con el apoyo del gobierno del estado, lavándose las manos para no hacer nada por el municipio.

En las cuestiones menores, manifestó que los baños de un kínder y fosa séptica de una CBACH en La Unión las dejaron inconcluso, “realizaron nada más cajones y dejaron a los niños sin un lugar para poder realizar sus necesidades, obras de sanidad a las que no se le invierten más que 30 mil pesos”.

Manifestó también, que el antorchismo acudió en diferentes ocasiones a la presidencia para llegar a un acuerdo, encontrando puertas cerradas para los agremiados “como si fuéramos delincuentes”, a pesar que han demostrado actuar de forma pacífica y siempre han buscado la solución de problemas mediante el dialogo, “cuando ellos observan nuestra presencia nos agreden, mandan a la policía como una forma de intimidación y han usado los medios de comunicación para perjudicar nuestro trabajo” añadió Orión Jiménez.

Dijeron también, que en las ocasiones que tuvieron una respuesta de la alcaldesa o enviados, se comprometía a resolver en un lapso de tiempo, y llegado el día, nadie se presentaba a las comunidades. Cansados de tantas promesas, pidieron la intervención del gobierno del estado, “no nos quejamos de la atención de los servidores, sino de su falta de cumplimiento”.

“En los últimos días hay una campaña de calumnias en contra de mi persona, en la que se señala que recibí medio millón de pesos para mis gastos personales. Pedimos a la alcaldesa y a su esposo, que desenmascaren estas mentiras, ya que todo aquel que levanta una acusación tiene la obligación de comprobarlo, de lo contrario queda como un chisme” enfatizó el dirigente.

Finalmente, insistieron al hacer un llamado al gobernador del estado y a las autoridades pertinentes, para que se les dé solución a las demandas de estudiantes, campesinos, amas de casa y, sobre todo, las demandas de desarrollo para las comunidades, ya que los chiapanecos tienen el derecho a una vida digna.