Félix Camas / San Cristóbal de Las Casas.- Representantes de organizaciones que forman la Campaña Popular contra la Violencia hacia las Mujeres y el Feminicidio en Chiapas se pronunciaron en contra de la continuidad de la Alerta de Violencia de Género (AVG), ya que no se ha garantizado una vida sin violencia en el ámbito público como privado.

“Exigimos la transformación de la estructura, funcionamiento y dinámicas del Estado para eliminar el patriarcado. No se trata solo de una acción de protección a las mujeres sino de generar políticas para que hombres, mujeres y el Estado mismo, eliminemos las relaciones de desigualdad que se oponen al ejercicio de los derechos humanos de las mujeres”, señaló Mercedes Olivera Bustamante del Centro de Derechos de las Mujeres.

Asimismo, sostuvieron que los discurso oficiales de la AVG vulgarizaron el género en vez de promover relaciones de igualdad, “las actividades de iluminación, limpieza de baldíos, construcción de bardas de lotes y patrullajes son acciones que forman parte de las obligaciones cotidianas de las autoridades, que fueron reportadas como emergentes para aparentar el cumplimiento de la Alerta”.

“El informe del gobierno de Chiapas refleja que más del 60 por ciento del presupuesto asignado a la AVG se canalizó a la capacitación de funcionarios y policías de diversos niveles, sin que haya redundado en las transformaciones personales necesarias para asumir y aplicar la justicia con visión de género”.

Por su parte, Doria Hernández Gómez del Colectivo de Defensoras y Feministas Independientes, dijo que las acciones realizadas para solicitar la AVG se centraron en 84 casos de violencia que sustentaron la petición, “no se diseñaron políticas para prevenir los feminicidios, ni criterios que coadyuven a la identificación del perfil del perpetrador ni los móviles y escenarios en el que ocurren los crímenes contra mujeres”.

“La carencia de recursos humanos capacitados es crítica: los fiscales obstaculizan la integración de las carpetas de investigación y dan oportunidad al agresor a que cambie de conducta, propiciando la conciliación, revictimizando y culpabilizando a las mujeres”.

Por lo anterior, la Campaña Popular contra la Violencia hacia las Mujeres y el Feminicidio en Chiapas considera que combatir la violencia de género no es incorporar mecánicamente la perspectiva de género a las políticas y programas del Estado, ni de realizar actividades parciales, sino asumir la existencia de las desigualdades y violencia de género en todos los ámbitos de la vida social.

“Es necesario transformarlas y de eliminar el carácter patriarcal del Estado desde su raíz, por lo tanto la obligación del Estado de prevenir, investigar y sancionar la violencia contra las mujeres que tiene asignada constitucionalmente, no debe reducirse a medidas emergentes y superciales como la AVG, sino requiere de una política pública nacional que ataque los problemas de violencia de género de manera estructural. Esta es nuestra exigencia”, concluyeron.