Destacando la fuerza gremial que lo conforma, el Colegio Chiapaneco de Ingenieros Civiles Siglo XXI, realizó la VII Asamblea General Ordinaria en la que se conformó el Consejo Electoral y la Comisión de Contraloría, órganos de gran beneficio para el colegio: el primero encargado de la conducción de todo el proceso electoral, y el segundo para la vigilancia del adecuado proceder de todos los órganos existentes en del Colegio.

El Consejo Electoral tendrá la encomienda de todo el proceso electoral, teniendo como objetivo único el nombramiento del IX Consejo Directivo.

Dicho Consejo Electoral quedó conformado por cinco integrantes: como presidente queda el expresidente con mayor antigüedad en el colegio; el secretario será un integrante de la Junta de Honor y Justicia, como vocales un integrante del Consejo de Ética y tres miembros designados por la Asamblea de agosto en el año de elecciones y será a partir del primero de septiembre cuando inicie el proceso electoral con la emisión de la convocatoria en la que se plasmen los requisitos, tiempos de inscripción y otros pormenores rumbo a las elecciones internas a realizarse el próximo mes de noviembre.

Asimismo, de acuerdo a las modificaciones realizadas a los estatutos del colegio, en dicha asamblea, los socios con la aspiración de formar parte del próximo IX Consejo Directivo, manifestaron su interés ante el gremio en pleno.

Con esta presentación se hace posible que los agremiados sepan quiénes son los que aspiran a continuar los trabajos del colegio; sin embargo, es de recalcar que será terminando el periodo de registro cuando obtengan la figura de candidatos, sólo aquellos que cumplan con todos los términos de acuerdo al estatuto y sus reglamentos.

Los aspirantes que se presentaron fueron: José Abel Roque Rocha; Humberto Atila Damas Damas; Joaquín Humberto Trujillo Hernández; José Saudith Tello Pinto y José Genaro Rivera Moreno.
El VIII Consejo Directivo aplaudió a todos y cada uno de los aspiranted, por su deseo de colaborar y seguir participando en beneficio de los agremiados, siempre abonando al decoro y prestigio de dicho colegio.