Cuidar a una person con alzheimer requiere paciencia y flexibilidad: IMSS

El cuidado de una persona con Alzheimer demanda paciencia y flexibilidad para reducir la frustración del paciente y de quien se encarga del cuidado, indicó la jefa de Trabajo Social de la Unidad Médica Familiar (UMF) No. 25, en Tuxtla Gutiérrez, María Antonia Aguilar Escobar.

Es importante adecuar y organizar el espacio vital donde se encuentra el paciente, para no generar inseguridad en él. Es recomendable quitar o fijar al suelo las alfombras, especialmente en el cuarto de baño y dormitorio, acomodar muebles sobresalidos y cambiar las sillas que sean inseguras o en las que le sea difícil levantarse.

Lee también:  Hospital General del IMSS en Tapachula recupera el 100 por ciento de su capacidad

Si en su vivienda hay escaleras, debe colocarse una barrera al principio de ésta, para impedir el paso. También se deben guardar bajo llave los electrodomésticos y evitar que tenga acceso a objetos pequeños, como botones, agujas o algo que pueda tragar.

Para su higiene corporal, es necesario crear una rutina de baño, tomar el tiempo necesario y si es en bañera, debe estar preparada antes de que el paciente entre al cuarto de baño, así como mantener una temperatura. No es recomendable añadir gel o espuma porque pueden provocar caídas. El paciente debe desvestirse de manera ordenada y nombrar cada una de sus prendas.

Lee también:  Madre chiapaneca pide ayuda para hija con cáncer

Se recomienda hablarle mucho al paciente, sin alzar el tono de voz. “Su alimentación es muy importante y debe de estar conformada por alimentos ricos en proteínas y fibras”, señaló Aguilar Escobar.

En la comida deben cortarse y triturarse los alimentos, o servirle papillas; no llenar sus vasos hasta el borde, o también es útil darle las bebidas en un biberón; evitar el alcohol; recurrir al jugo de fruta, leche o agua; y si después que comer se le olvida que ha comido, tenga a la mano galletas.

Lee también:  Al 75% abasto de medicamentos, según la Secretaría de Salud

Las personas encargadas del cuidado deben informarse sobre la enfermedad y su evolución, así como el modo de llevar las situaciones, y para ello pueden asistir al Departamento de Trabajo Social de su Unidad Médica Familiar, recomendó la trabajadora social de la UMF.