Reforma a la Ley General de Educación deja vacíos legales que propician que infraestructura educativa sea realizada sin planeación y sin estricta supervisión

En el marco del debate al dictamen de la reforma a la Ley General de Educación, el diputado federal independiente, Carlos Alberto Morales Vázquez, se pronunció en contra de desaparecer el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) al tiempo de presentar una reserva a los artículos 103 y 4 transitorio, tras considerar que con esta acción se le da la espalda a la infraestructura de calidad y se propicia la falta de planeación, lo que afirmó “nos sale caro en este país”.

“Hablar de desaparecer al Inifed es lo más incongruente que he escuchado en estas reformas, es un Instituto normativo hace más de 30 años no construye escuelas, solo emite lineamientos en materia de construcción, supervisa obras, certifica planteles….son los estados y municipios que reciben los recursos federales para construir y mejorar el equipamiento de las escuelas, son ellos, no confundan a la gente”, señaló el diputado chiapaneco.

Y es que pese a las críticas y protestas de la Oposición, con 288 votos a favor y 129 en contra, diputados avalaron en lo general la Ley General de Educación, con lo que entre otras cosas, se eliminó el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), entidad que regía la construcción y mantenimiento de escuelas, en la Ley General de Educación, y se otorgaron sus facultades a la autoridad educativa local y un Consejo Escolar integrado por padres de familia y maestros, quienes se encargarán de la construcción, rehabilitación y reforzamiento de las escuelas.

Lee también:  Fortalece UNICACH desarrollo educativo

«Lo más triste de este caso ni siquiera es una propuesta estudiada, lo tomaron
de una conferencia mañanera donde dicen que los estudiantes a partir del 4º grado de primaria, de acuerdo a los lineamientos, podrán participar en la construcción, rehabilitación y mejoramiento de escuelas , la verdad no quisiera que cayéramos en ese vacío porque no tiene la capacidad en administración, mucho menos técnica, representando un grave riesgos para la comunidad estudiantil», subrayó.

Indicó que con la desaparición de este organismo no se toma en cuenta la importancia de que la obra pública sea realizada por empresas formales, que garanticen experiencia, seriedad y amplio conocimiento en la ejecución de las acciones de infraestructura física educativa, “en este país tenemos ejemplos de todos los sexenios y partidos que muestran que una obra mal planeada y ejecutada termina por convertirse en una tragedia para las finanzas públicas y para la sociedad, llegando al extremo de ocasionar muertes”, refirió.

Lee también:  Fraude en preinscripciones en la “Ángel Albino Corzo”, denuncian

Apuntó que las escuelas construidas bajo la supervisión de INIFED, por sus características de edificación y al ser consideradas estructuras seguras, han sido albergues en tiempos de desastres, toda vez que las normas constructivas de este Instituto así lo exigen.

Morales Vázquez aseguró que con la desaparición de este Instituto se meterá a la bolsa dinero a fondo perdido. Externó además su preocupación por el Programa Nacional de Reconstrucción, que en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2020, presenta un recorte de más de 180 por ciento, y de manera específica la reconstrucción de escuelas se proyecta con un presupuesto casi inexistente, “ahora que tenemos este tema en el paquete económico, se habla de más de mil 300 de escuelas que hacen falta por reconstruir, y ¿saben cuánto están destinando en el PEF?, 9 millones, no va alcanzar para reconstruir ni siquiera cinco escuelas”, advirtió.

Lee también:  Mantiene UNICACH disposición al diálogo

Finalmente afirmó que la desaparición del Inifed representa caer en vacíos, ya que los Consejos Escolares integrados por padres de familia y maestros, no tienen la capacidad técnica para encargarse de la construcción, rehabilitación y reforzamiento de las escuelas, por lo que dijo, debió contemplarse la creación de un órgano desconcentrado, con la experiencia y formación técnica que en materia de infraestructura se requiere.

“Otro gran vacío es que debió estipularse que en las contrataciones con cargo a recursos federales deban realizarse al amparo de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas y la Ley de Adquisiciones, no podemos dejar estos vacíos, quién va auditar, quién va a supervisar”, concluyó.