El valor nutricional de la fibra ayuda a minorar enfermedades cardiovasculares, cáncer, hemorroides, colesterol, entre otras

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a través de la Coordinación Delegacional de Nutrición y Dietética del Hospital General de Zona (HGZ) No. 1, explicó los beneficios que proporciona el consumo de fibras, principalmente de todas aquellas sustancias vegetales que nuestro aparato digestivo no puede ingerir y por tanto absorber, pero que incide de manera directa en la obtención de energía.

La fibra es uno de los constituyentes de una dieta balanceada, pese a no ser un nutriente, es necesaria por sus múltiples beneficios que proporciona al organismo. Expertos establecen que su valor nutricional ayuda a minorar enfermedades cardiovasculares, cáncer, hemorroides, colesterol alto, estreñimiento, entre otros padecimientos.

Lee también:  Certifican a la Comisión Estatal contra las Adicciones como espacio 100% libre de humo de tabaco

Destacó que se pueden ingerir dos tipos de fibras: insoluble, la cual se puede encontrar en alimentos como el salvado de trigo, granos enteros y algunas verduras, actuando fundamentalmente sobre el tránsito intestinal, previniendo así el estreñimiento; por otra parte están las fibras solubles, equilibran el nivel de colesterol, glucosa y previenen el cáncer de colon, este tipo de fibras se encuentra en las legumbres, frutas y cereales como avena y cebada.

A su vez señaló que la fibra soluble además de favorecer una buena digestión, también es benéfica para los diabéticos, ya que los hidratos de carbono se absorben muy lentamente en el intestino delgado, evitando una alteración brusca de la glucosa. Además, los alimentos ricos en fibra soluble consiguen mejorar el efecto hipocolesterolemiante, al modular la absorción de grasas, colesterol y azúcares en el intestino.

Lee también:  Madre chiapaneca pide ayuda para hija con cáncer

Finalmente, la Coordinación Delegacional de Nutrición y Dietética del IMSS, aconseja tomar de 2 a 2.5 litros de agua al día y llevar una dieta que aporte unos 30 gramos de fibra, evitando la ingesta en grandes cantidades, debido a que puede provocar la disminución en la absorción de ciertos nutrientes como calcio, zinc y hierro, por lo que se recomienda una dieta suficiente, equilibrada y variada.