Recientemente se viralizó en las redes una filmación protagonizada por una estudiante que muestra que una rápida acción puede salvar de las garras de la muerte a una persona.

Este hecho sucedió en una estación de trenes de Jinzhou, China, un señor sufrió un paro cardíaco y cayó rendido en el suelo en medio de muchas personas que no sabían cómo reaccionar para poder ayudarlo. Se trataba de Cui Yonglong de 81 años de edad, un señor cuya vida hubiese quedado a la deriva de no ser por la milagrosa ayuda que le brindó una joven estudiante de medicina.

Cuando el señor cayó rendido, los operadores de la estación de trenes comenzaron a solicitar ayuda de algún médico a través de los megáfonos, pero nadie acudía al llamado. La ambulancia se encontraba en camino pero era necesario que alguien ayudara de inmediato al señor Yonglong o quizá no podría despertar.

Tan solo treinta minutos de retraso en el tratamiento de un infarto pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Por suerte, Ding Hui no dudó en prestar ayuda. La estudiante de medicina también se encontraba en la misma estación de tren y a pesar de no haber culminado todavía sus estudios, decidió hacer todo lo que podía para salvar al señor.

Otro de los pasajeros grabó el momento en que la joven llega y sin pensarlo dos veces comienza a practicar reanimación cardiopulmonar sobre el afectado.

A pesar de que los estudios en China son relativamente económicos, la carrera en Medicina es una de las más costosas llegando a costar más de 6.000 dólares.

Ding Hui no tiene tiempo ni para quitarse su bolso y su sombrero, y comienza a trabajar en el señor para reanimarlo.

Después de un minuto muy tenso el señor logra volver en sí, y todos los que estaban observando la heroica acción de la estudiante de medicina celebraron que había llegado justo a tiempo para salvarlo.

Aun cuando el señor Yonglong comienza a recuperarse, la pequeña Ding no se aparta de su lado y se queda con él chequeando sus signos vitales y asegurándose de que se mantenga estable hasta la llegada de la ambulancia.

Mucha gente agradece la ayuda de la estudiante de medicina y la felicita por su verdadera vocación para ayudar a los demás. Actualmente Yonglong se encuentra estable y recibiendo la atención médica que necesita, pero no hubiese corrido la misma suerte de no ser por la ayuda de la estudiante.

Los medios también revelaron que la familia del anciano quiso darle dinero a la estudiante de medicina para agradecerle lo mucho que había hecho por Yonglong; pero la humilde joven se negó a aceptar el dinero y aseguró que lo hacía porque era su obligación ayudar a todos los que lo necesitaran sin necesidad de una retribución.

Sin duda, Ding Hui se encuentra en el camino correcto para convertirse en una excelente profesional.