Luis Gómez, con el corazón dividido en la final River – Boca

25

Buenos Aires, 21 nov (EFE),(Imagen:Mireia Segarra).- Argentina tiene millones de fanáticos del fútbol y, sobre todo, de River Plate y de Boca Juniors. Pero hay un caso particular que acaparó la atención: el de Luis Ramón Gómez Soto, quien, a sus 56 años, se define hincha de los dos equipos más populares del país.

“Soy hincha de los dos clubes. A los dos clubes los llevo encima mío por igual, tienen el mismo lugar en el corazón. Los que me conocen ya lo asumieron, no me dicen absolutamente nada. El que no me conoce no lo entiende, pero soy así”, explicó Gómez a Efe.

Su curiosa historia se conoció porque un amigo de él, periodista, le hizo una entrevista. Poco a poco los principales medios del país pusieron la lupa sobre este hombre que vive a pocas cuadras de La Bombonera, en el barrio de La Boca.

En su casa hay camisetas, llaveros y afiches de ambos equipos; también camisetas de Argentina y de algunos otros equipos, tanto nacionales como internacionales.

“El que me ve por primera vez me dice que es imposible que sea hincha de los dos equipos. Y sí, soy hincha de los dos equipos. A los dos los quiero por igual”, reveló Gómez.

Este hombre de 56 años nació hincha de River Plate y “adoptó” a Boca Juniors cuando tenía 30 años. En ese entonces frecuentaba el local de ropa de un amigo y tomaba mate (típica infusión de la zona) de forma asidua con varios clientes. Un día uno de ellos le regaló una camiseta del Xeneize.

Fue allí cuando Gómez, que nació en la provincia de Entre Ríos y se mudó a Buenos Aires cuando tenía 20 años, se enteró que quienes solían comprar ropa en ese local eran en realidad algunos de los jugadores de Boca Juniors.

“Como me regalaron la camiseta la besé y a partir de ese momento me hice hincha de Boca”, relató Gómez, quien asistió varias veces tanto a la Bombonera como al Monumental.
El hombre cuenta con orgullo que es hincha de ambos equipos porque intenta transmitir un “mensaje de paz” que contribuya a que los simpatizantes visitantes puedan ingresar a los estadios, algo prohibido por cuestiones de seguridad en Argentina desde hace varios años.

“Quiero resaltar este mensaje para que abra los ojos quien corresponda para que podamos ir las hinchadas visitantes a ver los partidos. Tendríamos que luchar por eso”, añadió.
Además, dijo que en Argentina debe haber “varias” personas que son hinchas de los dos equipos.

“Creo que debe haber muchos así que no se animan a decirlo públicamente. Yo no tengo problema, mis compañeros de trabajo dicen que estoy loco, ahora ya me aceptaron totalmente y no tienen ningún inconveniente. Es el binomio: River-Boca o Boca-River”, indicó.

Este sábado River Plate y Boca Juniors definirán en el Monumental al campeón de América en el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores, tras el 2-2 de la ida.
Millones de hinchas esperan ansiosos que su equipo gane para poder celebrar. Gómez, en cambio, sabe que ningún resultado podrá entristecerlo.