Se gestionan proyectos para prevenir desastres en Chiapas

Ciudad de México, a 07 de febrero de 2019.- El Gobierno de Chiapas gestiona ante el Gobierno de la República proyectos preventivos orientados prioritariamente a reducir riesgos y a evitar o disminuir los efectos del impacto destructivo de los fenómenos naturales perturbadores.

En nombre del gobernador Rutilio Escandón Cadenas, el secretario de Protección Civil y director General del Instituto para la Gestión Integral de Riesgos de Desastres Naturales, Luis Manuel García Moreno, presentó ante el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) ocho proyectos para reducir vulnerabilidad en la población, en especial en los pueblos originarios.

Lee también:  SSyPC trabaja con menores de cuatro entidades federativas

“A través de los proyectos presentados se busca salvaguardar los bienes, el entorno y a las personas; así como trabajar en el fomento de la cultura preventiva”, expuso el funcionario estatal.

Los proyectos presentados a funcionarios federales están relacionados con sistemas de alerta temprana para diversos fenómenos como los sismos, volcanes y lluvias. De igual forma se pretende el fortalecimiento de la Escuela Nacional de Protección Civil, campus Chiapas.

Asimismo, se gestionan proyectos para mejorar el equipamiento y uso de tecnología para hacer más eficaz y eficiente la atención de las emergencias; reforzar el Programa Preventivo de Protección Civil, PP5, y con ello robustecer el plano comunitario de la autoprotección; la actualización del Atlas de Riesgos con la finalidad de promover la capacitación de los habitantes; y la formación de comités comunitarios de voluntarios en protección civil en las zonas de riesgos para la elaboración de programas preventivos.

Lee también:  SSYPC REPORTA SALDO BLANCO EN FESTIVIDADES DE FIN DE AÑO

Finalmente, se dio a conocer que se buscará reforzar el Programa de Escuelas Resilientes, el cual involucra a estudiantes y personal educativo en actividades de gestión de desastres al interior de la escuela y de la propia comunidad, incluyendo el mapeo de amenazas, la elaboración de planes de contingencia, ejercicios regulares de simulacros y desarrollar el aprendizaje para todos los tipos de amenazas relevantes.