Se solidariza CGT con el Frayba por amenazas de muerte contra defensores de derechos

Félix Camas

San Cristóbal de Las Casas.- La Confederación General de Trabajadores (CGT) se solidarizó con el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) por amenazas a su equipo de trabajo y al Colectivo de Familiares de Presos en Lucha, con lo cual se recrudece el hostigamiento a los defensores y luchadores sociales.

En un comunicado de prensa, el CGT mostró su solidaridad y apoyo directo a los presos en lucha, que desde el mes de marzo de 2019 comenzaron con una huelga de hambre que no fue escuchada, para revisar sus expedientes. “Desde CGT nos sumábamos al Secretariado Permanente de la CGT clamor internacional por su libertad inmediata”.

“Pasado el tiempo, los compañeros presos decidieron continuar su lucha en sus tiempos y modos. Pero el Estado lejos de administrar justicia, ha convivido con la tortura de los compañeros, la vulneración de sus derechos tan básicos como el acceso al agua potable o a la revisión de sus expedientes”, detallan.

Dichas amenazas han sido denunciadas ante la Fiscalía General del Estado de Chiapas. “Desde CGT nos sumamos a la exigencia a las autoridades Estatales y Federales de un plan de contingencia urgente que establezca garantías de seguridad para los y las compañeras del Colectivo de Familiares de Presos en Lucha y del FrayBa.

Por lo anterior, pidieron tomar medidas urgentes y efectivas para el establecimiento de garantías de seguridad para las y los integrantes del Colectivo de Familiares de Presos en Lucha y del Frayba, así como de los presos que se organizan en La Voz de Indígenas en Resistencia, La Verdadera Voz del Amate y Viniketik en Resistencia.

“Llevar a cabo una investigación inmediata, independiente, exhaustiva, efectiva e imparcial en torno a las amenazas de muerte descritas en este llamado urgente; incluir como tema central en la agenda de derechos humanos del gobierno federal el establecimiento de una política integral de garantías para el ejercicio del derecho a defender derechos humanos en México, con amplia participación de la sociedad civil”.

Asimismo, dijeron es necesario asegurar la aplicación de lo dispuesto por la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 9 de diciembre de 1998, en particular en lo referente al artículo 1, 5.a y 12.2.

Y por último, de manera general, garantizar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el país, de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos ratificadas por México.