Un grupo de Antorchistas solicitantes de lotes para vivienda, del municipio de Palenque Chiapas, se dieron cita para llevar acabo la faena general en el predio El Porvenir lugar donde se pretende formar una colonia para beneficio de cientos de Palencanos que no cuentan con una vivienda digna para su familia.

La señora Adela Jiménez integrante del grupo dijo estar agradecida con la organización de antorcha ya que nadie se ha preocupado por solucionar este problema que aqueja a miles de familias, ella expresó su sentir, al recodar que su familia debe pagar cada mes una renta elevada y que con el bajo salario que percibe no le alcanza. La situación de los hogares se agrava cada día, al no tener otra fuente de ingresos, pues hizo un llamado a todos los que quieran unirse al grupo para trabajar en resolver los problemas que aquejan a su municipio y en particular a las personas de bajos recursos.

Lee también:  Ante 20 mil mexicanos, llama Antorcha en Tijuana a un plan nacional contra la pobreza

Al respecto, Olivia Francisco responsable del trabajo en la zona, puntualizo a los asistentes, la importancia de esta gestión pues tan solo en la cabecera municipal que cuenta con poco más de 48 mil habitantes de los cuales la mayoría vive hacinados de tres a cuatro gentes por casa, no cuentan con suficientes viviendas.

“Esto es alarmante y las autoridades deben estar preocupadas por resolver este problema que aqueja a la ciudadanía, nosotros llevamos casi tres años gestionando esta demanda y existe poco interés de la autoridad, sin embargo si nos mantenemos organizados y dispuestos a buscar alternativas de solución a nuestras demandas, podremos encontrar condiciones para resolverlas” dijo.

Lee también:  DOCENTES ANTORCHISTAS FIRMES EN SU LUCHA

Los integrantes del grupo manifestaron estar dispuestos a seguir trabajando de la mano de sus dirigentes, “en estos tiempos difíciles es donde se necesitan brazos dispuestos, corazones sinceros y cerebros sin par, así como lo dice la poesía para que podamos tener un mundo de luces solamente, donde el hombre trabaje y viva si llorar, donde el alma se expanda y vibre tiernamente, como el ave que canta, como el cielo y el mar” expresó doña Adela.